PAREJA: DAR Y RECIBIR

Cuando dos miembros de una pareja intercambian sucesos positivos (elogios, sonrisas, gestos de cariño etc.) están intercambiando “gratificaciones”. Gratificaciones es una palabra que se usa en psicología para definir precisamente ese intercambio de acontecimientos positivos.

De manera natural los intercambios positivos son numerosos al comienzo de una relación. Es una espiral positiva donde intentamos agradar a nuestra pareja de diferentes formas: podemos poner esa canción que le gusta tanto, preparar su plato favorito, dedicarle una sonrisa de complicidad, podemos esforzarnos a pesar de nuestro cansancio por acompañarle a ese concierto que tanto le apetecía etc.

Algunos ejemplos de gratificaciones pueden ser:

  • Expresiones de agradecimiento
  • Decirle algo agradable o positivo a nuestra pareja
  • Expresar nuestros sentimientos
  • Ofrecer ayuda
  • Gestos de cariño corporales: acaricia, ayudar o apoyar
  • Sonrisas amables
  • Escucha atenta
  • Abrazo inesperado
  • Gestos de cariño materiales: dar algo, ayudar con algo…
  • Un favor
  • Un hábito

Al comienzo de una relación el nivel de intercambios positivos es muy alto, sin embargo, con el paso del tiempo y la implantación de la rutina dentro de la relación, estos gestos de cariño y amor se van perdiendo (ya sea en intensidad o en número).

Problemas de pareja

Aunque este desvanecimiento puede considerarse también un proceso natural, con el paso del tiempo comienza a surgir dentro de la pareja los primeros malentendidos, las peleas, las disconformidades, los enfados etc. Entonces es cuando nace la espiral opuesta, la espiral negativa de enfados y reproches.

  • Acusaciones ¿Por qué siempre actúas como un estúpido?
  • Comentarios insultantes
  • Gritos
  • Silencios agresivos
  • Comentarios sarcásticos
  • Generalizaciones. Siempre / nunca. Todo / nada. Siempre haces lo mismo. Nunca te acuerdas de…
  • Hablar del pasado o «sacar trapos sucios» «claro como cuando tu hiciste o dijiste…»
  • Hacer atribuciones de intencionalidad en el comportamiento del otro «¿Qué me estas diciendo que lo hago todo mal y soy un inútil?»

Algunas parejas encuentran un equilibrio óptimo entre los intercambios positivos y los negativos. Sin embargo otras parejas, pueden verse desaboradas, la rutina y el automatismo de la espiral negativa puede poner a la pareja en una situación de crisis. En algunas ocasiones los intercambios positivos, las gratificaciones son casi inexistentes; mientras que los intercambios negativos son una constante en la relación.

Otro problema asociado puede surgir de la incapacidad para reconocer o  apreciar las gratificaciones. Esto puede ocurrir cuando las damos por supuestas. Esto es, cuando nuestra pareja hace un gesto agradable por nosotros no le damos importancia, pero el hecho de que no lo haga nos enfada.

Cuando se trabajan los problemas de pareja es habitual comenzar por hacer resurgir el intercambio de gratificaciones. Se trata de volver a aprender a apreciar esos pequeños detalles, volver a vivirlos como algo único, volver a los ojos de aquel / aquella chico/a que fuimos y que se enamoró de aquella persona.

¿Qué es lo que le gustaba? ¿Qué cosas hacíais juntos y disfrutabais? Proponeos un reto a partir de este momento escribir en un papel  (los dos miembros de la pareja)

-Cosas positivas que he recibido

-Cosas positivas que he dado

Hacerlo cada día, y al final del día intercambiar lo que ha escrito cada uno. Podéis encontrar gratas  sorpresas. Aprenderéis a dirigir vuestra atención a las cosas positivas, bonitas y agradables; dándoles cada vez más espacio en vuestra relación.  Con este simple ejercicio os daréis la oportunidad de introducir más reacciones positivas y a aumentar vuestra felicidad diaria.

Algunas parejas necesitarán ayuda extra, pueden requerir un asesoramiento específico bien porque tengan problemas de comunicación, bien porque el grado de acontecimientos negativos es tan alto o intenso que no saben como pararlo. Desde luego, este no es un decálogo para solucionar todos los problemas de pareja, pero es un comienzo muy positivo, que sienta las bases para superar cualquier crisis. En próximos artículos nos centraremos en otro tipo de problemas relacionados con la pareja: comunicación, celos, enfados etc. Si deseas más información o plantear tu duda personal no dudes en contactar con nosotros a través de los canales habituales.